personas particulares que presten dinero

2 Abr. José Mª Sancho en Internet: Mi página de Facebook · Mi portafolio en Behance · Mi Blog en Tumblr Temple barroc consagrat al que va.

No hay por qué irse hasta recónditas playas para ser testigos de las mejores puestas de sol. En Madrid, el Templo de Debod es un enclave espectacular para ver cómo los techos de la capital se tiñen de dorado. Probablemente sea una de las joyas de mayor valor que atesora Madrid, pero muchos españoles desconocen su existencia.

ATARDECER TEMPLO DE DEBOD - Templo de Debod

El templo de Debod es un regalo del presidente egipcio Gamal Abdel Nasser por la participación española en la campaña de la Unesco de los años 60 del siglo pasado para salvar los santuarios de la región de Nubia. Un total de 90 camiones trasladaron los 1. El Templo de Debod fue inaugurado el 20 de julio de , por el alcalde de Madrid Carlos Arias Navarro, tras dos años de reconstrucción. Desde la explanada del templo de Debod, en el Parque del Oeste, se tienen unas excelentes vistas sobre la Casa de Campo, la catedral de la Almudena y el Palacio Real.

Planes con niños: qué hacer y dónde ir en familia

Acceder al interior del templo , a pesar de no estar tan bien conservado como los templos de Egipto, es gratis y merece la pena, sobre todo si no habéis visitado Egipto. El edificio estaba totalmente destruido para el final de la guerra. Aunque se presentaron varios proyectos para desarrollar en el solar, ninguno se llevó a cabo, hasta que finalmente el Ayuntamiento decidió convertirlo en un parque, inaugurado en a la vez que el reconstruido Templo de Debod. Este templo traía ya su propia historia a las espaldas cuando llegó a la Montaña del Príncipe Pío procedente de Egipto.

Fotos: atardecer en el Templo de Debod

Había sido un regalo del gobierno de ese país al español por su ayuda en el salvamento del conjunto de importantes edificios que iban a ser anegados por la construcción de la presa de Assuan , entre ellos de forma prioritaria el templo de Abu Simbel y los de la Isla de Filé. La campaña fue un éxito. Trabajaron en la zona 24 países y 50 participaron en la financiación de la expedición.


  1. Puesta de sol en el templo de Debod, Madrid.
  2. Visita al Templo de Debod;
  3. citas internet vancouver.
  4. Atardecer en el Templo de Debod?
  5. mujeres solas en dallas;
  6. chaqueta chicago bulls.
  7. mujeres solteras en pensilvania?

El modo de proceder consistió en el desmontaje de los templos piedra a piedra, tras su documentación, para ser luego montados de nuevo en sus nuevos emplazamientos. El viaje duró tres meses. Posteriormente, fue embellecido y reformado por los faraones de la dinastía ptolemaica.

El templo de Debod es el mejor atardecer de España según los lectores de Traveler.es

El Templo de Debod es uno de esos lugares que no protagonizan las guías, pero que son imperdibles. El Palacio Real se divisa desde el mirador que hay al fondo. Frente a ti, la Casa de Campo, un parque muy grande que hay a las afueras de la gran ciudad. Lo mejor suele venir cuando el sol ya se pone y sus rayos tiñen las nubes si las hay.


  • Puesta de sol en el Templo de Debod.
  • como conocer chicas en el facebook!
  • bilbao alto campoo;
  • Éste es otro de esos lugares al que recuerdo que mis padres nos llevaron, a mis hermanos y a mi, en varias ocasiones cuando éramos pequeños. Siempre que voy veo a familias con sus niños.

    ¡Viaja seguro!

    Estos suelen ir directos al estanque que rodea el templo, atraídos por el agua, ese elemento tan seductor. Lo mismo nos pasaba a mis hermanos y a mi. Exactamente eso.


    1. hombre para trio!
    2. Visitas al Templo de Debod.
    3. 2 comments?

    Sonreí, mucho, pues recuerdo que esto mismo me lo dijeron mis padres cuando yo era pequeña. Estremecida e intrigada, pero sin entenderlo muy bien.

    El templo de Debod es el mejor atardecer de España según los lectores de fituryhiko.tk

    No sólo de familias vive el Templo de Debod. Yo misma lo he hecho no una, sino varias veces. En invierno, en verano, en primavera, otoño… La primera vez fue en Enero, y me disgusté un poco al principio porque llegué cuando el sol ya se había puesto.